Hoy, en ‘Una vida en diez líneas de Word’…

Al protagonista de hoy un viaje le transformó la vida. Un periplo largo que no sólo alteró su universo personal, sino también el general.

Muchas cosas cambiaron tras ese viaje, más si cabe en nuestra forma de ver las cosas, de cómo es el mundo, todo lo que nos rodea. Y todo ello gracias al protagonista de hoy, tanto en lo físico como en lo intelectual. Él, que inició unos estudios -obligado, dicho sea de paso- que no tardó demasiado en abandonar porque no se veía ejerciendo lo que estaba estudiando, y también porque con la herencia de su padre se podría permitir el lujo de vivir el resto de sus días sin dar ni golpe. Suerte de aquel viaje que decidió emprender, porque el tipo de hoy, una vez dejó los estudios, casi acaba de cura. Lo que hubiera sido una terrible pérdida para la ciencia. Así que demos gracias a Dios de que no siguiera esos pasos y sí los que le dirigieron a un barco que le -nos- cambio la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies