Hoy, en ‘Una vida en diez líneas de Word’…

Africano y personaje universal. Así es el protagonista de hoy, que no reniega de dónde viene ni de cuál es su cuna a pesar de ser quien es. Antes de cumplir la mayoría de edad se marchó al norte persiguiendo un sueño. Las tablas dieron fe de su arte antes de que la gran pantalla le reclamara. Altura y atractivo lo convirtieron en el villano perfecto. Después, todo fue coser y cantar: la pizca de suerte necesaria, la elección de los papeles adecuados, llamar la atención más allá de las cuatro paredes del cine patrio. Porque no tardó en ser reclamado por la tierra de los sueños, que requirió y requiere su presencia siempre que puede. Y puede decir que posee algunas de las más altas distinciones concedidas por varios países. Su trabajo lo merece. Y su apego a una tierra que nunca olvida, también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies