Hoy, en ‘Una vida en diez líneas de Word’…

Iba para abogado, el tipo de hoy. Y estudio leyes, pero se torció. Es más, hasta dejó la carrera y se dio a la mala vida. Eso y loar el cuerpo presente de un enorme periodista le permitió explorar los entresijos de una profesión muy distinta a la de los estudios que escogió para encaminar su vida. Pero lo que le dio fama fue eso de loar, y no paró de hacerlo. Ni siquiera un gran revés que le deparó la vida minó su determinación. Y de loar vidas, milagros y obras de los demás se lanzó a recordar lo que fue y es una tierra distinta, tan natural. Y no contento con ello, terminó de abrir las puertas de la eternidad con lo que al pueblo tanto le gustaba. Unamos a eso que conoció a los más grandes de su época, que volvió a conocer las mieles de la vida y que, finalmente, consiguió el reconocimiento de todos y tendremos al protagonista de hoy. Uno de los más grandes en lo suyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies