Hoy, en ‘Una vida en diez líneas de Word’…

Palabras mayores el tipo de hoy. Unos lo ven como un héroe y otros como un sanguinario, un asesino sin piedad ni compasión.

El sabor de la sangre no le era extraño ni tampoco el olor de la guerra; los cató desde muy joven. El campo en el que mejor se desenvolvía, el que mejor conocía, el que más gloria y prestigio le dio. Ni los reyes ni emperadores se atrevían a mover un dedo sin conocer su opinión, sin atender antes su consejo. No entendía de medias tintas ni de diplomacia, por mucho que también la ejerciera de cuando en cuando. Todo era a sangre y a fuego. Métodos discutibles los suyos, pero a los que siempre recurría el rey de turno cuando veía el panorama negro. Lo que hizo sin importarle la edad. Tan añeja como cierta bebida sólo reservada a bolsillos pudientes. Es lo que tiene brindar con quien de gloria vistió el currículum de más de un rey de la historia de este país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies