Hoy, en ‘Una vida en diez líneas de Word’…

Para empezar la cosa, el protagonista de hoy está vivo. Y coleando. Y bastante, porque el tipo no para. Un prodigio de actividad a su edad.

Lo suyo es pura comedia, dueño de un prodigioso cerebro y con una agilidad mental que apabulla. Pasó por la universidad, pero pronto vio que tampoco la necesitaba para sus pretensiones. Y no tardó en poner su genialidad al servicio de los demás. Su fama creció y también su versatilidad. Hasta que salió en la televisión, que todo lo magnifica. Una prueba de fuego y una oportunidad posterior le permitieron abrir las puertas de un mundo en el que disfruta como un cochino en un maizal. Un mundo que le ha dado todo tanto en lo profesional como en lo personal. A lo que une una pasión que le lleva, una vez a la semana, a disfrutar de la música. Lo hace en una ciudad que nunca duerme. Lo decía un cantante que, a lo mejor, cualquier día se pasa por estas líneas. Quién sabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies