Hoy, en ‘Una vida en diez líneas de Word’…

El protagonista de estas líneas disfrutó de la presencia, del calor y la compañía de una persona que dejó este valle de lágrimas tal que hoy hace ya unos cuantos años; eso sí, no demasiados. Ésa es la primera pista, esencial.

La segunda es que el protagonista de hoy tuvo unan gran relación con el tabaco, y también con un país latinoamericano. Y es que tenía un olfato especial, olía el dinero a distancia. Y ni siquiera se resintió cuando vinieron mal dadas para todos, en absoluto. Miró al mar, y además de soñar supo que también podía sacar partido de él. Y lo consiguió. Luego vino el amor, que duró poco, porque lo que le llenaba era una diosa de la que se quedó prendada; que es la persona que murió tal que hoy. Pero como al tipo le gustaba picar muy alto, al final prefirió abrir sus brazos para acoger a la viuda doliente. Lo demás fue vivir como pudo hasta el final de sus días, que le cogió allí donde la luz nunca se apaga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies