Hoy, en una vida en diez líneas de Word…

 Lo mismo mete miedo que te despierta unas irrefrenables ganas de asesinar este tipo de cara plácida. Lo de meter miedo lo lleva en la sangre. Vivir en un país bajo la bota soviética imprime carácter.

Así que se largó de allí cuando el ambiente, y la misma vida, se volvieron asfixiantes para él. Estados Unidos fue su destino, donde daría rienda suelta a su talento e imaginación. Que provocarían el pánico y el terror en medio mundo, lo que le valió el reconocimiento general. Y supo cuidarlo como el fiel jardinero que conoce la mejor manera de mantener sus flores siempre saludables. Lo mismo daba que cultivara esas particulares flores en Estados Unidos o en su país natal, que crecían más saludables que nunca. Incluso se dejó caer por España para regarla con un poco de su arte. Del que se recuerdan, especialmente, un rostro ido, satánico, y una risa desagradable e infantil. Entre otras muchas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies