La ventana del día

cristal_mojado_3_by_gorrister76-d51e59sAcaba de levantarse. ¿Qué hace? Permanece de pie, junto a la ventana, sin abrirla. Sólo subió la persiana. ¿Qué contempla? La misma e insípida estampa diaria poblada de antenas que coronan impersonales edificios. A menudo la abre y contempla la rotura del día, cómo la luz quiebra por el oeste las tinieblas gritando desde una delgado y creciente telón. Hoy, no. Se cruza de brazos, que se acaricia. Agradece el calor del pijama largo que anoche decidió ponerse por primera vez en mucho tiempo. Y sonríe. Canta Battiato en la radio, ese cantante siciliano inclasificable que tanto adora. Tararea una estrofa de la canción —la pioggia di settembre risveglia i vuoti della mia stanza, ed i lamenti della solitudine si prolungano— en italiano. Lo poco o mucho que sabe en dicho idioma se lo debe a él. ¿De qué canta? De una lluvia que despierta vacíos en su cuarto, de una soledad cuyos lamentos aún se prolongan. «Y tiene razón, el muy cabrón», cavila sin apartar la vista de la ventana. Un cuadro que la subyuga, que devora su atención. Su vida, ese lamento que se prolonga en un tiempo sin definición ni destino, aunque eso le importe bien poco ahora. Ella se contenta con menos. Con ver llover, por ejemplo. Se deleita con las gotas que salpican los cristales, que se estampan contra la dura y transparente superficie provocando un reguero efímero.

«Forestiero che cerchi la dimensione insondabile, la troverai, fuori città. Alla fine della strada», cierra Battiato su canción. Esos nómadas que buscan los ángulos de la tranquilidad. Ella, en cambio, los encontró. Le bastó con abrir la persiana y ver llover. La lluvia, la paz, la relajación. Esos días que tanto echaba de menos. Días preñados de melancolía. Un buen día para vivir. Y piensa aprovecharlo. Vaya que sí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies