Pedro II de Rusia y el descubridor de la viruela

Hay días que te encuentras casa cosa… Como el de hoy. De esas anécdotas que te regala la vida; esas situaciones, esos hechos que te despiertan un “amos, no me jodas” tras leer el germen de lo que me dispongo a contaros. ¿Listos? ¡Vamos al lío!

El zar Pedro II de Rusia.

Tal que hoy hace 292 años, Pedro II fue nombrado zar de Rusia a la tierna edad de los doce años. Angelito; el nieto menor de Pedro I el Grande tras palmarla Catalina I, zarina hasta ese momento. ¿Qué por qué subió el nieto al trono y no el hijo? Porque Alejo, que así se llamaba el colega, había sido acusado de traición, y palmó en la trena. Nieto del que el abuelo, el primer Pedro —de rango—, pasó como de comer lo que todos sabéis, educación incluida, hasta que se dio cuenta de que con ocho años era un inculto del copón; de que hablaba mal tanto ruso como alemán; y de que sólo tenía talento para soltar barbaridades en tártaro. Esa joya, sí, iba a ser su heredero.

Total, que se propuso intentar encauzar al chaval como fuera, y desistió en el intento. Pedro, el segundo, siguió siendo perezoso y mal educado durante toda su vida. Valga como ejemplo que únicamente asistió una vez en tres años a las sesiones del Consejo Supremo Privado, organismo de consulta del que formaban parte ocho representantes de las familias más influyentes del país. De que las cosas fueran mejor o peor en Rusia se encargó Alexandr Ménshikov, un antiguo compañero del abuelo. Por cierto, que Ménshikov acabó desterrado en Siberia meses después, al descubrirse que fue uno de los torturadores de Alejo, entre otros delitos.

Que tampoco es que viviera demasiado el segundo Pedro, porque la palmó tres años después, con apenas catorce, por culpa de la viruela.

Y el hecho anecdótico al que me refiero es que tal que hoy hace 270 años, o sea, veintidós años después de que el cuerpo de Pedro II se pusiera a criar malvas, nació un médico inglés llamado Edward Jenner. Su mayor logro, descubrir que el suero linfático de las vacas infectadas por un virus inmunizaba a los seres humanos contra dicho virus. En consecuencia, descubrió la vacuna contra la enfermedad que se llevó por delante la vida de Pedro II de Rusia. Sí, la viruela.

Esas cosas que pasan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies