Un tipo singular

No suelo acudir a demasiados eventos literarios. Sea por carácter, pereza o por cualesquiera otras razones que no vienen al caso, no soy un tipo que se prodigue en exceso en estos menesteres. Cada uno es como es. Por mucho que en sus ratos libres se dedique a emborronar cuartillas o a destrozar el teclado de un ordenador, aún se siente extraño y fuera de lugar en eventos de estas características. Es lo que hay. No obstante, el pasado martes 23 de octubre sí me decidí acudir a uno en concreto. Paco Gómez Escribano, escritor y amigo con el que comparto buenos ratos a través de las redes sociales y alguna que otra caña de por medio de vez en cuando, presentaba novela. La segunda, ‘Al otro lado’, lo que le da ya un poso de escritor camino de la consolidación, serio y respetado. De pluma ágil, fácil y sencilla; de prosa electrizante y verdadera. Un tipo singular, sin duda. En todos los sentidos.

Lo de menos fue la presentación de la novela (las páginas que llevo hasta el momento son adictivas a más no poder), que nos congregáramos allí, en la librería Estudio en Escarlata, unos cuantos juntaletras y amigos lectores, o que a Paco le arroparan amigos lectores por un tubo; lo mejor fue escuchar cómo es, entender su filosofía de vida. Admirarlo. Porque un tipo que acostumbra a utilizar una coletilla del tipo “no somos ná” para referirse a cualquier asunto, independientemente de su cariz, o que confiese que este mundo y todo lo que le rodea lo ve “mú raro”, debe ser necesariamente distinto, diferente a todo y a todos. Único, en definitiva. Quien más, quien menos de los asistentes no pudimos más que maravillarnos ante un tipo que disfruta de la vida. Esa misma de la que extrae hasta la última gota para escanciarla en sus novelas. Obras llenas de vivencias, peripecias y personajes únicos; de experiencias vitales conocidas y desconocidas; de momentos irrepetibles, extraños y tan atractivos que te niegas a creer que no son reales ni verdaderos. Novelas auténticas. Como él. Por eso conocer a Paco Gómez Escribano es toda una delicia. Y leerle, más.

Por eso, me vais a permitir que os dé un pequeño consejo: leedle, si podéis. Y si no lo hacéis, siento decíroslo, pero “no sois ná”. Que conste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies