La ventana del día

Canta Cohen, humea la taza de café. Todo el mundo sabe cosas, canta el primero a través del altavoz del teléfono móvil; la nube es tenue, reflejo de la temperatura a la que a ella le gusta tomar el café. ¿Qué cosas? Da un sorbo a la taza. Frente a ella, la ventana abierta. El cristal que contiene el lamento frío de una niebla que comienza a levantarse. Que los ricos se hacen ricos y que los pobres siguen siendo pobres. Eso canta Cohen.

Ella se levanta y se acerca a la ventana. Así es como es, todo el mundo lo sabe, insiste el canadiense. Todo. Se lleva la taza a los labios. Escruta el dubitativo paisaje, al que se enfrentará en cuanto dé cuenta del café. La vida, sus circunstancias, un día a día insípido y una maleta sobre la silla a medio hacer. Cada día guarda cosas en ella, pero luego la vacía. Una idea, un sueño. Llena y vacía, llena y vacía. Un día tras otro. Todo el mundo sabe por lo que has pasado, le dice Cohen, como si leyera sus pensamientos; como si navegara por ellos, aferrándose a una esperanza que es su única esperanza.

Retira la mirada de la ventana y la posa en la taza, ya vacía tras apurar el último sorbo de café, para después dirigirla a la maleta. Toda su vida está en ella. Todo el mundo lo sabe, insiste Cohen. Ella, también. Cuando. Es lo único que lo que le falta por saber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies