Lo de las Navas de Tolosa

Batalla de las Navas de Tolosa.

Tal día como hoy de 1212, y después de días pasándolas las tropas cristianas de todos los colores, con un calor chungo, chungo (como el de estos días. Más o menos), sin agua y aguantando a las tropas almohades, que les tocaron los cojones todo lo que pudieron y más en jornadas anteriores, tuvo lugar la batalla de las Navas de Tolosa, al pie del paso de Despeñaperros.

¿Que cómo fue aquello? Apoteósico. Por resumir, fue tanta la cantidad de hierro que quedó esparcida y después enterrada en la planicie donde cristianos y almohades se sacudieron hasta en el cielo de la boca, que los labriegos construyeron sus aperos de labranza durante siglos por la cara, sólo excavando un poco en el suelo para conseguir el ansiado metal.

Aquello, como digo, fue para verlo: setenta mil soldados cristianos contra el doble de musulmanes. Y encabezando las huestes cristianas, los reyes del momento: Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra. Pocos durmieron la noche previa en las improvisadas tiendas levantadas por los cristianos. Fue romper el amanecer y desplegarse las fuerzas cristianas con tres ejércitos en línea: en el centro, el de Castilla; a la izquierda, el de Aragón; y a la derecha, los navarros. La vanguardia del cuerpo central quedó en manos de las huestes del Señor de Vizcaya, don Diego López de Haro. Los almohades hicieron lo propio: tres cuerpos: el primero con tropas ligeras; el segundo, bastante heterogéneo; y la retaguardia, custodiando la tienda roja de Al-Nasir, miramamolín de los almohades.

Se dieron, repito, hasta en el cielo de la boca. De todos los colores: espadazos, lanzazos, flechazos. Sangre aliviando la seca tierra, corriendo húmeda entre sus grietas. Y los almohades, dominando la batalla, que para eso eran más. Hasta que una última y desesperada carga cristiana encabezada por los tres reyes decantó para su lado el sentido de la contienda.

La carnicería fue de las que ponen los pelos de punta: más de cien mil almohades muertos por poco más de once mil cristianos. Y Al-Nasir, huyendo del lugar como pudo, con lo puesto y poco más. La reconquista se aceleraba. Ya nada ni nadie detendría a los cristianos en su avance hacia el sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies