Cómo la palmó Beethoven

Tal que hoy hace ciento noventa y dos años la palmó Ludwing Van Beethoven. Y la cosa tiene su miga, ya lo advierto. No digo que acerca de su muerte haya tanto misterio como alrededor de la octava temporada de Juego de Tronos —que hay que ser muy cabrón para tenernos así a sus fans—, pero ahí anda la cosa. Vamos con el asunto.

Beethoven la palmó a los cincuenta y siete años en medio de una tormenta de las que hacen época, lloviendo y tronando como si no hubiera un mañana. Años finales, los suyos, más desgraciados que Carpanta viendo cómo se le escapaba el pollo al que iba a hincar el diente, como dije no hace mucho; asediado por todo tipo de dolores. Así que la parca le encontró tendido en la cama —le costaba respirar y de estómago e hígado no andaba muy fino—, de la que no podía moverse, y le dijo aquello de dame la manita, Pepeluí, que nos vamos de viaje.

Ahora, ¿de qué la palmó? Ahí está el asunto, lo de Juego de Tronos y demás. Parece ser que de una pulmonía. ¿Y eso cómo se sabe? Por la autopsia que se le practicó una vez que había quedado listo para empezar a criar malvas, realizada por Karl von Robitanksy, con el tiempo patólogo célebre que, entre otras cosas, estableció la protocolización de las autopsias; al que relevó Johann Wagner, encargado de terminar los exámenes.

¿Qué encontraron en su cuerpo? Plomo como para hundir el Titanic sin necesidad de iceberg ni nada, intoxicado de tanta medicina como se tomaba para combatir la pulmonía que le llevó al hoyo; intoxicación que comenzó ciento once días —exactos— antes de la fecha de su muerte. En concreto, sales expectorantes que contenían plomo, remedio habitual de la época. Claro que dichas sales traían consigo un efecto secundario, como fue una hidropesía —cantidad anormal de líquido— en el vientre, y le tuvieron que pinchar cuatro veces para ver si aquello bajaba, dado que el pobre no podía ni llevarse aire al pecho. Después, las punciones se taparon. ¿Con qué? Con jabón de plomo, que desinfecta. Plomo. Pues eso.

Pero no se vayan, que aún hay más; porque Beethoven también sufría de cirrosis hepática, algo que sólo se supo una vez concluida la autopsia. Que le gustaba tanto componer como hincar el codo, vamos. La vida del tiritero, alehop, de feria en feria, pues solía dormir en posadas donde la higiene —siglo XIX. El Ritz no eran, desde luego— brillaba por su ausencia.

Total, que se cree que, de no ser por el plomo que le metieron, Beethoven hubiera durado unos cuantos años más. Tampoco demasiados, no vayamos a montar una fiesta, que el alcohol ya se había encargado de hacer su trabajo.

Y para acabar el asunto, un poco de alegría para el cuerpo Macarena a cargo de Ludwing van Beethoven.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies