‘Ilión’, de Mario Villén

Troya. Una guerra, una ciudad, unos personajes.

La leyenda está ahí. Hay maneras y maneras de contarla, y lo que Mario Villén hace en ‘Ilión‘ es, sencillamente, elevar la leyenda a la categoría de obra de arte. Una novela que se te escapa en un suspiro, páginas y páginas que pasan ante tus ojos, personajes que se hacen sentir, que te transmiten la emoción del momento: el anhelo de la victoria, el miedo a la derrota, la desesperación del padre viendo cómo su estirpe se desvanece con la pérdida de su hijos, la argucia como método y el respeto y temor a lo dioses como manera de vivir.

Personajes que ya forman parte de la tradición occidental como Paris, Héctor, el rey Príamo, Agamenón, Helena o Ulises se hacen carne en una novela que nos sitúa ante las puertas de Troya. Una profecía y su destrucción marcan el devenir de aquellos personajes, sus estrategias de lucha, las alianzas que tejen entre sí. Personajes cuya personalidad asoma desde el primer instante. Rasgos precisos, certeros y claros para definirlos, para conocerlos, para quererlos u odiarlos. Y siempre, por encima de los hombres y sus cuitas, el amor en sus múltiples vertientes como arma de destrucción masiva, como fuerza motriz capaz de empujar a ejércitos hacia la victoria o a la derrota; o para hacer enloquecer a un hombre hasta hacerle perder la cabeza.

‘Ilión’ no es la historia de la conquista de una ciudad, ni tampoco la conclusión de una guerra.

Es la vida misma hecha novela.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies